Noticias de Otavalo

Las aplicaciones de diversos materiales constructivos es la base de una investigación que realiza el joven arquitecto otavaleño Andrés Fuentes Armas y, producto de ello, su maestro y director de tesis en la Universidad de Buenos Aires-Argentina, doctor Federico Lerner, apoyó personal y económicamente para investigar qué se puede hacer con la totora. Al equipo se suma la arquitecta Victoria Jones, también de Argentina.

PUNTO TURÍSTICO

El pasado jueves en horas de la tarde en un acto sencillo, como empiezan los grandes retos, se inauguró un vistoso módulo construido en totora que funcionará como punto de información turística en la comunidad de San Rafael de la Laguna y además, como punto de venta de la empresa comunitaria “Totora Sisa”.

En el evento se hizo presente la viceprefecta Gabriela Jaramillo Puente, quien ofreció seguir apoyando desde la Prefectura estas iniciativas que propenden a desarrollar actividades en favor de Otavalo y sus parroquias.

También, a más de los arquitectos que construyeron el módulo, representantes de la Universidad Central del Ecuador y de la PUCESI, Prefectura de Imbabura y Municipalidad de Otavalo recibieron diplomas y recuerdos que fueron elaborados por las manos prodigiosas de las y los artesanos de Totora Sisa.

USO ARQUITECTÓNICO.-  El doctor en arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, Federico Lerner, explicó que han estado trabajando ya varios meses en relación a la totora y las fibras naturales y vegetales “para tratar de encontrar en los materiales tradicionales que generalmente se los utiliza como material para artesanías, un uso arquitectónico”.
Destacó el tema de investigación de su alumno Andrés Fuentes, un joven profesional otavaleño que ya lleva estudiando diez años lo que es la arquitectura y sus innovaciones.

ESTUDIOS.-  Andrés Fuentes Armas, junto a otros colaboradores y profesionales llevan adelante una serie de proyectos “pero ahora estamos utilizando este material que no es tan común encontrarlo”, señaló Lerner al considerar que la investigación está en curso y no se la ha culminado.  Andres Fuentes, señaló que el costo del proyecto es alto, pero le sirve para sus estudios en la UBA sobre Diseño Arquitectónico Avanzado.

 

Fuente: www.elnorte.ec

Buscar