Noticias de Otavalo

Durante los últimos días de octubre, los sectores mestizo e indígena de este cantón se alistan para visitar el 2 de noviembre a sus familiares y seres queridos que pasaron a mejor vida. En esta ciudad existen dos cementerios ubicados en el mismo lugar y dividos únicamente por una pared. El uno se llama Jardín de Oración o conocido como ‘el de los mestizos’ y el otro, el Samashunchi (Descanse en Paz), de los kichwas.

En cada uno de estos camposantos, las tradiciones y las costumbres son diferentes. Mientras los indígenas kichwas preparan con antelación los alimentos que llevarán al cementerio, los mestizos, por estos días, acuden a arreglar los mausoleos y las tumbas de sus seres queridos. Las celebraciones del Día de los Difuntos consisten en vigilias y visitas a las tumbas, donde se llevan ofrendas de flores y comida tradicional a los muertos.

Tradiciones ancestrales kichwas

Los rituales indígenas se mantienen en Samashunchi. Grupos de familias se reúnen para comer sobre las tumbas de tierra junto a sus seres queridos, donde, mediante cánticos y rezos, se sirven los alimentos que a la persona le gustaba en vida. Otra de las tradiciones milenarias de los kichwas, en estas celebraciones, es contratar a una persona que con una campanilla y agua bendita va por las tumbas rezando y guiando a las familias en sus oraciones.

Para Rafael Ruiz, administrador del cementerio Indígena, el Día de los Difuntos significa el rencuentro con las familias y las almas que tuvieron que partir. Comenta que, en su caso, todos los años se prepara para visitar el sepulcro de sus padres. “Como hijos, nos reunimos unos días antes para acordar y preparar la comida que les gustaba a ellos, la misma que nos servimos y compartimos entre la familia en memoria de nuestros difuntos”, dice.

Mercedes Saravino, otavaleña kichwa, señala que entre las comidas tradicionales que lleva la gente al cementerio están las que se dan en el campo, como las habas, el melloco, el mote, el fréjol, el tostado, las papas con berro y más. Además del champú que se elabora con mote, harina de maíz, panela y hojas de limón, y también las conocidas guaguas de pan que se las hace de diferentes tamaños y adornos de colores.

Conmemoración mestiza

Por su parte, la gente mestiza en el Día de Finados también tiene sus costumbres. Las familias se organizan para dar misas en el cementerio a sus seres queridos mediante rezos y plegarias, pidiendo por el descanso eterno de sus almas. Se llevan a cabo vigilias en el camposanto y se colocan arreglos florales y tarjetas en las lápidas.

En la gastronomía se mantiene la herencia de los abuelos en la elaboración de la colada morada y el pan de finados, que se sirve en los hogares luego de la respectiva visita a los seres queridos que se han ido al más allá. El consumo de este potaje sintetiza la mezcla de las culturas indígena e hispánica, por lo que constituye una bebida emblemática del mestizaje ecuatoriano.

El dato

En Ecuador, cada 2 de noviembre se conmemora el Día de los Difuntos.

 

FUENTE: www.lahora.com.ec

Buscar