Noticias de Otavalo

El Ecuador tiene una gran diversidad lingüística en un territorio pequeño prácticamente (13 lenguas de ocho familias), siendo esto un patrimonio lingüístico poco estudiado y en peligro de desaparecer. La lengua kichwa, a pesar de tener muchos hablantes en relación a otras lenguas, tiene altas tasas de pérdida y documentación científica inadecuada.

Por ello, para saber la originalidad de esta lengua y buscar maneras de no desaparecer, Simeon Floyd, investigador y prometeo vinculado a la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt) zona 1 y 2, partió de esta problemática para realizar el proyecto de investigación denominado “Análisis comparativo de la morfosintaxis y fonología de las variedades del kichwa de la zona norte (Imbabura y Pichincha), sobre la base de rescate de los saberes ancestrales”.

El proyecto tiene como objetivo rescatar la identidad, patrimonio lingüístico e historia preincaica de los pueblos kichwas de la zona norte.

Investigación

En cinco partes de la zona norte del Ecuador se desarrolló la investigación, debido a las características especiales del idioma que se habla en cada una de ellas. En el estudio consta Peguche, Cotacachi, San Pablo, Cayambe y Oyacachi. Dentro de estas zonas se visitaron a 18 comunidades, entre ellas Alambuela, Santa Bárbara, Morochos, Turuco, Agualongo de Paredes, Pucará de San Roque, Peguche, Huascara, Pucará, San Rafael, Chirihuasi, Pijal Alto y Bajo, Angla, La Libertad.

Para poder llegar a los resultados y que la investigación sea más llevadera, Floyd explicó que se contó con la participación de jóvenes hablantes kichwas originarios de la zonas estudiadas, quienes querían trabajar a favor de su cultura.

Resultados

Floyd indicó que de los resultados arrojados en la investigación en estos territorios, se pudo determinar que el kichwa es originario de la Sierra del Ecuador, y que no tuvo influencia del quechua del Perú o de otros países, pero sí tuvo sus variedades debido a la influencia de idiomas locales como el cara, muy utilizado en Imbabura.

Una de las preguntas planteadas en su investigación fue: ¿cómo el kichwa del Ecuador llegó a ser diferente al quechua del Perú?. “Se pudo descubrir que en verdad en el kichwa del Ecuador hubo influencia desde antes de la llegada del quechua, estos idiomas pre inca que han desaparecido”, dijo Floyd.

Para poder llegar a este resultado, hizo la comparación de las lenguas del cha’palaa de la Costa, y del quechua del Perú, y de la influencia de los idiomas pre incaicos. Uno de ellos fue la diversidad morfosintáctica: “en el español se dice dame viendo, dame haciendo; el kichwa: rikushpa karaway; en el cha’palaa: ñaa inu pute main ke’huwade (significa tu, dame haciendo una canasta); mientras que en quechua y español peruano no se dice dame haciendo”.

Otro resultado es con el verbo tener: “en cha’palaa: ñu lushi tanaa (significa: ¿tienes plata?); en kichwa: kulkita na charibi (significa: no tengo plata); mientras que en quechua peruano no se dice yo tengo”.

Variedades del kichwa

En cuanto a las variedades del idioma, el investigador explicó que se da cuando se difunde por todo el territorio. Por ejemplo, indicó que el español es un resultado de que el latín fue difundido por toda Europa por los romanos, y después de un tiempo cuando ya no tiene poder el Imperio Romano, y todos los países (imperio) se vuelven independientes, y cada uno va tomando su dirección, nace el español, el portugués, italiano, francés y otros.

Floyd explicó que en el kichwa es muy parecido a lo que pasó con el español: “había el imperio Inca, que difundía el idioma quechua por todos los Andes, a seis o siete diferentes países, y después este imperio cae, se divide, y en cada región el idioma desarrolla su propia manera. En el Ecuador esa manera fue moldeada por los idiomas que ya existían, por eso es chévere el kichwa, porque nace de este país, así como el quechua de Perú”.

Pérdida de idioma

Según indicó, la investigación no se trató directamente de la pérdida de este idioma en la Sierra norte del Ecuador, sin embargo sostuvo que de acuerdo a una impresión cualitativa, en más de la mitad de las familias en Imbabura, los niños cuyos abuelos y papás hablaban kichwa, no están hablando esta lengua.

“Son lo que llamamos hablantes pasivos, entienden todo pero no hablan. Lo triste es que un hablante pasivo no puede pasar el idioma a su hijo porque solo lo entiende”, agregó.

Por otro lado, manifestó que en los datos últimos del censo del Ecuador, se demuestra que en más o menos entre 30% y 50% de los hogares kichwa hablantes los niños no están aprendiendo el idioma.

Propuestas

Lo que plantea Floyd en esta investigación es que todo el material recopilado en todas las visitas a las comunidades donde hablan kichwa pueda ser difundido por todos los medios, además con el equipo de investigación visitarán varias zonas para dar a conocer los resultados.

También está una propuesta con recomendaciones para que autoridades locales, nacionales, puedan hacer política pública lingüística, para el beneficio de la comunidad, basándose en la experiencia de la investigación. Por otro lado también está la asesoría al proyecto de adaptación de la carrera de Desarrollo Infantil Integral, realizando aportes a la Subsecretaría de Formación Técnica y Tecnológica de la Senescyt.

Para preservar este idioma, Floyd aseveró que debe ser un aporte de toda la sociedad, pero más de las personas que hablan este idioma. “Espero que investigaciones como esta llamen a la conciencia de las personas no hablantes del kichwa, porque muchas veces los mestizos están molestando a los niños que hablan kichwa, diciendo por qué hablas tan feo, cuando deberían decir: que bueno que hables otro idioma, que chévere, enséñame un poco, ya que esa es nuestra identidad”. (FCDL)

DATO

En la investigación se pudo dar cuenta que los niños indígenas son hablantes pasivos, ya no hablan su idioma sino que solo lo entienden.

TOME NOTA

El investigador conjuntamente con su equipo de trabajo realizó un video de todo el proceso de investigación en las zonas estudiadas.

 

FUENTE: www.lahora.com.ec

Buscar