Noticias de Otavalo

A María O. se le aplicó justicia indígena después de haber reconocido el robo de una cartera con 700 dólares de un puesto de la Plaza de Ponchos. La asamblea comunitaria convocada por el Cabildo Kichwa de Otavalo (CKO), acordó sancionar a María O, con baño de purificación, y dos azotes.

 

Robo. María O., acompañada por un menor y otra mujer más, aproximadamente a las 11 de la mañana, se acercaron al puesto de Laura M., ubicado en las calles salinas y Modesto Jaramillo, preguntando el precio de un par de zapatos. Según la propietaria del stand, ‘las dos mujeres intentaban distraerme. Me percaté que el niño que iba con ellas se metió bajo la mesa del puesto y cogió mi bolso en el que había 700 dólares, con los que iba a comprar algo de mercadería’, dijo la afectada. El menor y una de las mujeres salieron en precipitada carrera mientras que María O., las siguió un poco más lentamente.

Captura. La dueña del negocio persiguió a estas personas por la calle Salinas. El hijo de la perjudicada, quien tiene un negocio de zapatos a una cuadra y media de donde se dieron los hechos, con la ayuda de un familiar, detuvieron a María O., y la encerraron en la bodega de su negocio para intentar recuperar lo robado.

Sanción. Una vez recuperado parte del dinero, que las cómplices habían dejado encargado dentro de un bolso con choclos en un restaurant en la entrada a Peguche,  Raúl Amaguaña, presidente del CKO, convocó a una asamblea en la que ambas partes tuvieron la oportunidad de dar a conocer sus versiones, en presencia de tres miembros de la Policía. María O., reconoció su culpa y la asamblea decidió aplicar justicia indígena. Atada de manos y portando un cartel que decía SHUWA (ladrón), hicieron que caminara por alrededor de la Plaza Centenario, con la intención de que la gente la reconozca. Una vez realizado este recorrido se le trasladó al parqueadero ubicado diagonal al mercado artesanal donde se realizó el baño con agua fría y ortiga y al final recibió dos azotes. ‘María O., no puede volver a la ciudad por 6 meses, si en ese tiempo se le encuentra en la ciudad se le expulsará de la misma’, dijo Amaguaña.

 

Buscar