Cuento recopilado en la comunidad de Pucará, Provincia de Imbabura.

Narrador: Lorenza guamán

Adaptación: Luis Flores

LAS CULEBRAS ENCANTADAS

 

Todo estaba casi listo; el valle poblado de árboles, lagunas, plantas y animales. Lo único que faltaba era saber si la tierra sería de clima templado o caliente.

La responsabilidad de esta decisión tenían las dos culebras más valientes del valle; para esto debían seguir las instrucciones dadas por el sol, quien para resolver esta situación propuso una competencia.

Debían encontrarse a medio día en las faldas del cerro Imbabura, dar una vuelta a su alrededor, cada una por diferente lado y regresar al mismo punto de partida antes del amanecer; si lograban este objetivo, la tierra sería calinte; de lo contrario, su clima sería templado.

El río estaba atento, las piedras saltaban emocionadas, las plantas y los animales esperaban impacientes a que el sol se ubique en el centro del cielo para que empiece la competencia. El sol, como siempre, llegó con puntualidad y las culebras estaban listas.

Un colibrí anunció la partida -¡En sus marcas, listas y fuera!-

Las culebras se deslizaban rápidamente encongiéndose y estirándose; el camino tenía muchos obstaculos y a pesar de ello no había qué las detenga.

 

 

El viento soplaba en contra pero ellas seguían adelante; luego vino la lluvia y formó algunos charcos, pero las culebras sabían nadar y de esa manera ahorraron tiempo y camino. Todo estaba bien, hasta que llegó la noche y la luna perezosa no quiso salir.

El cerro estaba en tinieblas, las culebras se enredaban en las ramas y caían en los barrancos; era imposible deslizarse en la oscuridad de la noche. Lo peor, era que el tiempo pasaba sin detenerse.

Detrás de las montañas el sol asomaba su cabeza, con esto, el plazo de la competencia había terminado. La una culebra se quedó en Araque y la otra en Zuleta, dormidas del cansancio.

El sol cumplió su promesa y a las culebras les convirtió en piedras encantadas. Mientras tanto, el clima quedó templado, pues no lograron llegara a la meta según lo apostaron.

 


 

Buscar